Idioma:
BLAISE PASCAL: EL HOMBRE Y SU MUNDO

Nació en Clermont Ferrand junto al Puy de Done en el Macizo Central, escenario de algunos de sus experimentos científicos más notables, en el seno de una noble familia de la Auverinia, el 19 de junio de 1623.

Su padre era un magistrado provinciano, muy inteligente, aficionado a las ciencias matemáticas. Al quedarse viudo decidió dedicarse por entero a la educación del pequeño Blaise. Así, cuando él cumplió ocho años, dejó el cargo y marchó a París y abrió su casa a cuantos sabios de primer orden quisieran reunirse en ella. Dándose cuenta de las extraordinarias aptitudes de su hijo, lo introdujo pronto en las sabias discusiones que suscitaba y en las que se hallaban Roberval, Mydorge, Carcavi, el P. Mersenne.

A los once años Blaise Pascal ya compuso un tratado de los sonidos y a los doce se inició él solo en los conocimientos de la geometría, de tal forma que sin ayuda de nadie, consiguió hallar y demostrar la proposición de Euclides sobre los ángulos de un triángulo.

Así, su instrucción literaria parece haber sido muy breve. Pero en el orden de las ciencias, dio muestras de una prodigiosa precocidad: a los dieciséis años escribió un Tratado sobre las secciones cónicas, que al ser elogiado por Descartes después de una minuciosa lectura, abriría las puertas de la fama científica a su precoz autor.




Volver arriba